Lo último que he cocinado (y fotografiado)

lunes, 7 de febrero de 2011

Me voy a poner un pelín serio.



He querido entrar por la vía suave, pero no quiero despistarme ni despistar a nadie. Considero que con recetas sabrosas puedo enganchar a la gente ganando más adeptos para mi secta, juuuua-juuuua-juuuua (risa de malvado y aclaración de la ironía: obviamente yo no gano nada con esto y creo que el/la que se lo aplique sólo obtendrá beneficios como estar más delgado, más sano y con más energía, aparte de menos engañado), pero lo que más me interesa conseguir con este blog es concienciar un poco sobre la comida, porque: a) en general estamos poco o deliberadamente mal informados sobre algo tan importante, b) hay jugosos intereses económicos puestos en que la mayoría de la población tenga sobrepeso y achaques diversos y c) la mayoría de expertos en nutrición se limita a repetir lo aprendido sin preguntarse quién se lo enseñó y con qué propósito. Y esto por citar sólo tres letras del abecedario. Así que en este artículo, me voy a poner más serio (en cuanto al contenido, en la forma dudo que fuera capaz…) y si después hay polémica, lo asumiré.
Así que, aunque me alegran enormemente, mi objetivo no está puesto en leer comentarios del tipo "qué rica tu receta, mañana la hago para cenar", si la realidad es que mañana, aparte de la cena saludable, el resto del plan culinario será algo así:
  • Desayuno: café con leche con doble de azúcar, un bollo chungo o unas tostadas untadas con margarina (enriquecida, por supuesto) y mermelada barata (que no se diga que no como fruta).
  • Un donut a media mañana.
  • Comida: unos macarrones pasados de menú y una pechuguita rebozada de nada, con patatas (congeladas de bolsa, por supuesto) fritas en aceite reutilizado de girasol, de postre arroz con leche. Todo regado por una coca-cola y luego un cortado (con sacarina, que hay que controlar...).
  • Merienda: una barrita special-K.
  • Si entra hambre (que va a entrar...): unos panecillos mierdosos de esos con pipas, que como están horneados no engordan nada, ¡yuhuuu! 
Y al final del día, a punto de apagar la luz de la mesilla, una reflexión del tipo: "Lo sorprendente es que a pesar del tartar de atún, me siguen sobrando 10 kilos, me acatarro cada mes, tengo alergias, ardor de estómago, dolores de cabeza y un cansancio crónico y una falta de energía que no remonto si no me tomo dos o tres cafés más aparte de los ya mencionados". En fin, si vuestro plan de comida diaria se parece, incluso lejanamente, a este, perdonad que os lo diga así de claro: estáis jodidos.
Al fondo el Monte Doom de "El Señor de los Anillos". Así no da mal rollo, pero es serio.
Leo a gente dispar, cada uno tira un poco para donde cree que está lo mejor, algunos son casi exclusivamente carnívoros, otros fruteros empedernidos, algunos le dan a las patatas o al pan o arroz integrales, otros ni las miran..., pero todos están de acuerdo en cuatro cosas básicas:
  • El azúcar (sacarosa) es veneno.
  • Las harinas refinadas y los productos hechos con soja (salvo los fermentados) son terriblemente insalubres.
  • Los aceites vegetales refinados y las grasas artificiales son un cáncer, deberían ser ilegales y los que, a sabiendas, las venden para consumo humano, perseguidos y sancionados.
  • En general todo lo altamente procesado, empaquetado, uperisado, pasterizado y recauchutado, repleto de ingredientes que no se ven y con mucho derivado de soja, es un alimento de tercera (regional).
De todo esto, francamente, cuanto menos, mejor. Quizá tengáis un páncreas brutalmente eficaz, con gran capacidad de gestión (como no es mi caso) o penséis que lo importante es quemar aquello y hacéis mucho deporte y de momento vivís sin mucho problema de salud, pero toda una vida metiendo a un cuerpo alimentos para los que no está hecho pasa factura antes o después, creedme. Sobrepeso, alergias, problemas digestivos, diabetes, un sistema inmunológico débil que sucumbe a cualquier virus de nada, hipertensión, falta de energía, incluso depresión y un largo etcétera están ahí esperando para jodernos la tarde (el resto de la vida en la mayoría de los casos) por maltratarnos sistemáticamente. ¡Y los poderosos lobbies agrícolas encantados por empaquetarnos toneladas de soja y cereal teniéndonos convencidos de que es lo mejor para la salud y el medio ambiente! (Que igual va a ser que no es verdad..., leed este artículo sobre el vegetarianismo y este sobre la soja) ¡Y la industria farmacéutica frotándose las manos por el flujo constante de mierda que todo el mundo civilizado consume afanadamente para paliar los efectos de su dieta de mierda!
En serio, cada uno es muy libre de hacer con su cuerpo lo que quiera, pero es importante saber qué nos conviene realmente y qué nos perjudica, y si tomáis lo último hacedlo por placer y punto, pero no os engañéis.
Os animo (os exhortaría si hubiera más confianza) a que pongáis en duda todo lo que dais por hecho, a que seáis inconformistas, inquietos y muy preguntones, a que no creáis a pies juntillas lo que dicen los informativos y la publicidad que va delante y detrás de ellos, aunque eso suponga que en algún momento alguien (cualificado o no) os asegure que tenéis un problema.
¡Cambiad un zumo enlatado de mierda por una naranja! ¡Un infame donut por un puñado de almendras crudas! ¡Tirad a la basura el multivitamínico de farmacia y comprad  en el herbolario pastillas de aceite de hígado de bacalao! ¡Volved a comer gran cantidad de mantequilla y desechad para siempre la margarina! ¡Revisad los Fundamentos Espartanos y los Fundamentos Paleo y animaos a probar cualquiera de los dos! Y si tenéis más ganas de ver vídeos que de leer, echadle un ojo a esta fantástica página para ver de qué va el rollo paleo (si pilotáis un poquito de inglés, os recomiendo esas versiones, la traducción al españolo es pelín fulera.) ¡Salid al campo! ¡Bebeos un buen vino! ¡Reíd! ¡Paraos cinco minutos en plena calle para disfrutar del sol de invierno en la cara y en las palmas de las manos! ¡Montad una comida familiar o una cena de amigos y preparad con amor algo rico y sano para comer! ¡¡¡Y todo esto con alegría, que la vida es bella!!!
Salud,
Nach

P.D. Por favor, no dejéis de hacer comentarios y opinar en la casilla de reacciones, ¡os lo agradeceré mucho! (siempre que no me pongáis demasiado a caldo, claro) 
Sígueme en Twitter: @spartangourmet 
También puedes ver el reflejo del blog y los tuits (y darle a Me gusta) en: Facebook 

11 comentarios:

  1. Me ha encantado el post que has publicado. Para mi es muy importante el saber comer y seguir unos hábitos alimentarios. Yo soy 100% partidaria de los alimentos hechos en casa. En mi casa no entran alimentos precocinados, ni bollería industrial ni bebidas manufacturadas (bueno, solo la cocacola, algún fallo hay que tener jeje).
    Si desde pequeños se enseñase a comer bien, no habría los problemas de salud con los que nos encontramos actualmente.
    Un 10 para tu reflexión.
    Besicos

    P.D. Me encantó el programa de la ruta de mi pueblo, Obón, a Alcaine. Lo siento pero lo tenía que decir.

    ResponderEliminar
  2. Comulgo sin discrepancias, maese Nacho. ¡Y gracias por el enlace!

    ResponderEliminar
  3. Amén! Desde hace bastante tiempo procuro no caer en la tentación de productos tan manufacturados e intento llevar una dieta equilibrada; vale, se me va la mano con los frutos secos y alguna que otro snack en su magnífica bolsa de plástico con el interior plateado e incluso dorado (aún más atractivo si cabe) y algún refresco... pero lo achaco a lo que comentan por arriba, nos hemos criado así y ya se sabe...
    Desafortunadamente no gozo de total independencia en cuanto a sustento y dependo de la madre que me parió a la hora de las comidas, pero en cuanto eso se solucione (y no, no pretendo matarla sino independizarme.. ^_^) a rajatabla... no obstante, me voy guardando las receticas... jeje..

    Un abrazo enorme Nacho!

    ResponderEliminar
  4. maldito hijo del anis(pero sin akritud,eh?)taria bien ke spezifikaras si todo el pan blanko es veneno por las harinas refinadas y maltratadas y entonzes solo el integral es bueno...
    o el pan blanko artesano(o por lo menos mas artesano ke el industrial)se puede komer,aunke sea un poko.
    y en tal kaso apuntar klaramente kel pan prekozido,kongelao,sudao y resobao,NO ES PAN!!es muuuugre!!y ke pensemos ke por alguna razon es tan barato....y taaan maaaalo!!
    en fin ke me chino.ahí lo dejo.

    ResponderEliminar
  5. Alboroto, tienes razón.
    Puestos a comer pan, el ideal sería el fermentado tipo alemán o algun buen pan integral ecológico. Pero al que le guste mucho el pan blanco (a quién no le va a gustar, si está bien bueno...), bueno, que no lo deje (sobre todo si no tiene que perder peso y tiene buena salud), pero por favor que coma buen pan, pan artesano hecho con cariño, no ese pan infame de masa precocida y congelada, que porque nos lo sirven caliente (¡oh, recién hecho!) pensamos que es lo mejor y nada que ver. Cierto es también que habría que reflexionar por qué es tan barato...
    Además también es importante cómo se come el pan. Empapuzarse media barra untada en margarina y cutremermelada (garantizado un pico de glucosa en sangre que el páncreas tendrá que compensar con un buen apretón de insulina que dará la cosiguiente bajona posterior y el mono de más azúcar) no tiene nada que ver con añadir un poco de pan a una comida rica en vegetales (fibra) y buena grasa y proteína animal, esto convierte el pan blanco en algo más "integral" y supondrá un aporte extra de energía que, insisto, si gozamos de buena salud y no nos sobran kilos, no es tan malo.
    Y quién se resiste a un buen bocata de ve en cuan...
    Así que sí, si coméis pan blanco, simplemete no abuséis, acompañadlo de vegetales grasa buena y proteína y, por favor, ¡QUE SEA BUENO!

    ResponderEliminar
  6. El chocolate negro 85% también es malo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona la tardanza/despiste... El chocolate, de 70% para arriba, aparte de una delicia y un placer indescriptible, es bastante tolerable. Sin abusar, claro. Pero es que lo bueno que tiene es que deja muy satisfecho con muy poca cantidad, por lo que abusar es harto difícil... ¡Viva el chocolate!

      Eliminar
  7. Hola!
    Estoy leyendo las entradas de tu blog y me están gustando mucho, tanto el tono como el contenido. Yo también soy defensora y practicante de una higiena sin químicos y sin estafas, etc.
    Te escribo sólo para ponerle voz a algo que me lleva rondando tiempo por la cabeza, y es ese aparente pique que hay entre vuestra secta (lo utilizo jocosamente igual que tú lo haces ^^) y la mía. Yo soy vegana desde hace 20 años. Uuuuuu.... Comprendo el repelo que damos en general al resto de la población, porque tras 20 años interesada en el tema, he conocido a muchos vegetas que desgraciadamente son una auténtica lata. Cada vez que oigo a un vegeta acusando a los omnívoros de un comportamiento poco ético me hierve la sangre, no me gusta esa actitud de posesión absoluta de la verdad, supongo que cualquiera que me lea sabe de lo que hablo.
    El caso es que aunque haya gente pesada entre nosotros, como en todas partes, quiero expresar mi cansancio ante tanta polémica, si tenemos razón o no, el "mito vegetariano" que se cita en el artículo que linkeas, lo que somos como especie, etc.
    Por cada argumento en contra, hay uno a favor. Por ejemplo, que somos omnívoros como especie, por supuesto... pero también que descendemos de una especie que era casi vegetariana, lo cual explica nuestro sistema digestivo, así como muchas de nuestras características morfológicas.
    Era sólo un ejemplo, no quiero entrar en ningún debate. Es más, ahí es donde quiero llegar: la coexistencia de tan dispares sistemas alimenticios con éxito nutricional, ¿no es la prueba de que somos una especie altamente adaptable? Apuesto por la libertad individual, creo que es imposible dar con algo que se adapte a las exigencias éticas y nutricionales de absolutamente toda la población.
    En fín, como dato final, sólo compartir que soy hija de cazador responsable, que gracias a mi padre entiendo y comparto mucho más su relación con los animales que la que tiene el que compra bandejas de filetes en el súper, por ejemplo... Que no como soja (excepto tempeh y miso) porque sé cuáles son sus consecuencias ambientales y cómo me afecta, ... Que voy a la piscina 2/3 veces por semana, y hago al menos 10 kms en bici diariamente, además de yoga en días alternos... en fín, que como yo hay muchos y muchas...
    Pues eso, lo siento por el ladrillo. Es que me gusta mucho la actitud vuestra y creo que no es incompatible con la nuestra. Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anónima!
      Muchas gracias por tu comentario y por esa sana y necesaria intención de tender puentes. La verdad es que respecto al pique vegano/paleo, yo más que vivirlo en mis propias carnes, lo leo por ahí que y me río con los chascarrillos, cuando me encuentro con un vegetariano trato más de hablar, preguntar y entender (bueno, quizá en algún momento le animo a que algún huevo y un poco de pescado coma, pero eso es todo...) y desde luego si hay una "secta" que respeto es la vuestra, es la única que me plantea dudas morales por el sufrimiento de los bichicos.
      Estoy de acuerdo en que los seres humanos tenemos una impresionante capacidad de adaptación y también creo y apuesto por la libertad individual y desde luego creo que veganos y paleos tenemos mucho en común, empezando por la obviedad de que ambas sectas nos comemos una tonelada de verde a la semana y nos encanta!
      Yo también pongo mi ladrillo en esta orilla para tender ese puente!
      Salud!

      Eliminar
  8. Hola, Nacho. Acabo de descubrir tu blog. Está muy interesante. Intentaré ir explorándolo con más detenimiento.

    Respecto a este asunto de la higiene personal, hace poco que me pasé al no-gel no-poo por recomendación de un amigo. Los resultados están siendo espectaculares sobre mi castigada piel hipersensible. Con tu permiso, aporto algunas ideas sacadas de mi experiencia personal:

    - Los machos que llevamos la cabeza rasurada (y las pocas hembras osadas que comparten con nosotros el orgullo de mostrar la forma de su cráneo) no necesitamos nada más que agua para limpiar el cuero cabelludo. Todo eso de que hay que retirar el exceso de grasa para impedir infecciones son milongas. ¿Por qué razón la piel iba a segregar algo que la perjudicara?

    - Yo debo de ser un extremista, porque el jabón lo reservo sólo para manos, pies, axilas y la parte de atrás de lo que tú llamas "zonazas". Vamos, que para lo genitales sólo agua. ¡Por Tutatis que no huelen a nada! ...salvo, claro está, que los andes metiendo donde no toca. Ya me entendéis.

    - Cuando quiero una limpieza más a fondo, uso bayeta de rizo de microfibra (de esas que venden para quitar el polvo) frotando suavemente el cuerpo y el cuero cabelludo bajo el chorro de agua. El resultado es asombroso. Lo de usar microfibra y no rizo de algodón es porque el material sintético es menos proclive a la proliferación de hongos.

    - Como desodorante, en lugar del sacrosanto bicarbonato, prefiero el alumbre de potasio que venden en el Mercatronx en barra tipo roll-on. Es barato y dura una eternidad. No sé si con eso me convierto en un paleohereje.

    - Por último, mi truco para aprovechar todos esos botes de loción hidratante que, al no usar geles ni jabones, ya no vamos a necesitar: para afeitarse la cara o rasurarse otras partes del cuerpo, primero mojad con agua tibia y después, sin secar, aplicad la loción hidratante, pasad la cuchilla y, finalmente, aclarad con agua fría. El resultado os sorprenderá. ¡Ah!, no funciona con cremas o lociones muy grasas porque embotan la cuchilla.

    ¡Hala, a seguir simplificando!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Francisco! Buenísimos trucos y consejos! Tomo nota de todo (incluido lo primero, que el pelo aguanta de momento pero va retrocediendo lentamente, no sé si parará, jeje...). Hasta puede que pruebe a no enjabonar la zonaza frontal (y eso que me gusta andar metien...). El alumbre lo he estado usando con buenos resultados, pero por un lado se me cayó al suelo y se me rompió en mil pedazos (era piedra-piedra) y por otro me acojoné al leer que tiene mucho aluminio y me preocupé al leer también que la extracción del mineral es de todo menos respetuosa con el medio..., de momento he vuelto al bicarbonato, pero estoy ahí en la duda...
      Saludos y de nuevo gracias!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...