Lo último que he cocinado (y fotografiado)

lunes, 21 de marzo de 2011

Rollitos de gallo y langostino con almejas en salsa marinera

Volvemos a meternos en el mar, el rico mar. Esta vez propongo una receta de esas un pelín más coñazo porque manchas varios tarros, usas el horno, etc. pero es muy fácil de hacer, vistosa y repletica de nutrientes.
Vamos al tema.

Ingredientes para dos personas:
Rollitos:
Pintaban mejor los berberechos que las almejas, por eso los elegí
  • Lomos de gallo grande (4, es decir, 1 gallo).
  • Langostinos (Unos 12, vamos, un puñao).
  • Albahaca.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal marina y pimienta.
Almejas en salsa marinera:
  • Almejas (también valen berberechos o chirlas, otro puñao).
  • Un diente de ajo.
  • Una cebolleta.
  • Un tomate.
  • Laurel.
  • Perejil.
  • Medio vaso de vino blanco.
  • Caldo de pescado.
  • Aceite de oliva virgen extra o mantequilla.
  • Sal marina.
Preparación:
El señor pescadero amablemente nos sacará los lomos del gallo y nos quitará la piel, además con una sonrisa si lo pedimos sonriendo, seguro. ¡Guardad la raspa y la cabeza para caldo, base fundamental de la dieta paleoespartana! Ya en casa, pelad los langostinos y, obviamente guardad todo, podéis dejar cuatro de ellos con la cabeza y la cola "puestas" para decorar, el resto los cortáis en trocitos pequeños. 
Hay tres opciones con el caldo:
  1. Utilizar sólo caldo congelado hecho amorosamente por vosotros.
  2. Hacer caldo con la raspa y cabeza del gallo y las peladuras y cabezas de langostino.
  3. Fifti-fifti. La raspa de gallo al conge que para sacarle bien el jugo hace falta un buen rato, sacamos un poco de nuestro caldo ya hecho y lo ponemos en un cazo con las peladuras y cabezas de langostino y un poco de agua a cocer. Esta opción es la que suelo hacer sho.
Pues eso, cazo al fuego y una de las tres opciones. Y puesto el caldo vamos con la salsa marinera:
Sartén, chorro de aceite o trozo de mantequilla (perdedle el miedo a la mantequilla...) y doramos un poco el ajo picado (ya sabéis que si le quitamos el tallo verde al ajo, luego no suele repetir), añadimos la cebolleta picada muy fina, una hoja de laurel, una pizca de sal y a pochar. Cuando empiece a quedarse seca, añadimos el tomate rallado o picado fino y seguimos pochando. Cuando se quede seco, añadimos un par de cazos de caldo colado (para entonces debería llevar por lo menos 15 minutos hirviendo) y que chup-chupee un ratete.
A mitad de proceso. Sólo haciendo todo a la vez podréis fardar de cocinillas.
Los rollitos:
Precalentamos el horno a 180º-200º. Con el plano del cuchillo damos unos golpes a los lomos de gallo para chafarlos un poco, luego los salpimentamos y los extendemos sobre un trozo de papel de aluminio (iba a escribir "papel de plata", ¡teletransporte al patio del cole!), espolvoreamos de albahaca, chorritín de aceite, agrupamos unos trocitos de langostino como en el centro tirando a la cola. Enrollamos el lomo con suavidad para no espachurrar el invento y por lo tanto para que no escupa trozos de langostino hacia los lados y después enrollamos también el papel y hacemos un carmelito. Ponemos todos en una bandeja y al horno 10 minutos.
Lo que viene siendo el rollito.

Lo que viene siendo el caramelito.
Finalización:
Cuando le falten 5 minutos a los rollitos, es el momento de avivar el fuego de la salsa marinera y añadir las almejas (conviene haberlas tenido en agua fría con sal una media hora para que suelten arena), una pizca de perejil y un chorrazo de vino blanco, ¡hala! Y que se abran las muchachas. Añadimos ahora esos langostinos con cabeza que habíamos reservado para que se cuezan también.
Para emplatar, queda bonito todo por separado y la salsa por encima. Es decir, los rollitos por un lado (ojo no quemarse al sacarlos del papillote), los langostinos enteros encima, las almejas por otro (habrá que sacarlas con mimo y también sin quemarse) y la salsa puesta con gracia. Como yo usé berberechos no puede "separarlos" de la salsa, pero bueno, igual no es tan molón a la vista pero está rico igual.
Pues eso, berberechos y salsa: to junto.
Notas:
  • Si tenéis la bendición de que el gallo venga con huevas, añadidselas a la salsa marinera, nos regalarán sabor y una montaña de nutrientes.
Nutrición:
  • El gallo es el típico pez suave que le gusta a todo el mundo. Tiene poquísima grasa (1'90 gr. x 100gr., lo cual no es una virtud) y no demasiado contenido en proteínas (16,13 gr. x 100 gr.) pero sí de alto valor nutritivo (aportan todos los aminoácidos esenciales), pero aporta vitaminas del grupo B (B6 y B9, sobre todo), importantes en el metabolismo de las proteínas y en la formación de glóbulos rojos entre otras cosas.
  • Langostinos. Con muy poca grasa tiene mucha proteína (24,30 gr. x 100 gr.) y también aporta vitaminas del grupo B y algo de vitamina D. Destaca también por el aporte de yodo. Y además tiene colesterol, así que cojonudo.
  • Almejas. Poca grasa, moderada proteína y tienen vitamina A y bastante hierro, ole. Los berberechos son básicamente iguales en propiedades.
  • Con tanto mar, lo que seguro tomaremos son montañas de minerales, muy necesarios, más aún habiendo añadido caldo al asunto. 
Buen provecho,
Nach

P.D. Por favor, no dejéis de hacer comentarios y opinar en la casilla de reacciones.
Sígueme en Twitter: @spartangourmet 
También puedes ver el reflejo del blog y los tuits (y darle a Me gusta) en: Facebook 

10 comentarios:

  1. Como siempre, no dejo de aprender contigo.
    Esta receta te la voy a copiar un día de estos, si me lo permites, pero con otro pescadito, que el gallo lo aborrecí de niña y no hay quien me lo de a comer.
    Tus aportes en cuanto a material nutricional me ayudan a conocer un poco más los alimentos (normalmente no me molesto en mirar lo que me aporta cada uno).
    Besicos

    ResponderEliminar
  2. Esta receta es de las que me gustan y perfecta para mi dieta.

    Salu2, Paula
    http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net
    http://galletilandia.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Lo celebro, Paula, pero con la poca (y muy necesaria) grasa animal que lleva esta receta, me preocupa un poco lo de "tu dieta", jajaja...
    Gracias a las dos por los comentarios.

    ResponderEliminar
  4. mmmmm, qué pinta más rica!!! Un día me propongo hacerlo!!! PAMEN

    ResponderEliminar
  5. tronko,ke dize la joly ke pa otro dia ke vengas ke te lo traigas en un tuper....
    ke va un poko malamente de tiempo.
    ale,por la sombra!!

    ResponderEliminar
  6. Hola Nacho, soy Ivan, estuvimos en el chino chano de la sima de San Pedro ¿te acuerdas? Vaya blog que te has currao, aquí cada loco con su tema....
    saludos

    ResponderEliminar
  7. Que rica receta y ligera que es lo que interesa.

    ResponderEliminar
  8. Me gusta mucho la receta y otras muchas de tu blog, además de los otros aspectos. Gracias mil.
    Si me permites un comentario: No comprendo por qué hay que tener las almejas a remojo, ya que no suelen tener tierra (ya han pasado por ese proceso en origen) y por otro lado pierden sabor. Si hay algo que no se al respecto, agradecería tu comentario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Txiqui!
      Y gracias por el consejo, la verdad es que no siempre he tenido las almejas (berberechos, navajas...) en remojo y muchas veces he acabado masticando algo de arena... No sabía que ya se les hace eso y desde luego tomo nota de la pérdida de sabor, eso no mola nada!
      Se me ocurre que igual si el molusco es de criadero viene ya lavado y si es salvaje no, por esto de que a veces he encontrado tierra y otras no. Pero lo mismo estoy diciendo una tontería..., en cualquier caso, gracias

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...