Lo último que he cocinado (y fotografiado)

domingo, 16 de octubre de 2011

Recibiendo al otoño

Si bien es cierto, que a medio día y al sol, se está todavía en camiseta y pasando calor, es obvio que estamos en otoño: las noches y mañanas ya son considerablemente frescas, los días son más cortos, los niños ya están hartos del cole (y cada vez lo estarán más si siguen los recortes en educación) y a nuestro alrededor, los catarros se reproducen como hongos.
Hay que tomar medidas entonces, porque disfrutar de una buena salud y de energía es la mejor manera de afrontar la melancolía que trae la caída de las hojas y el alejamiento de esas maravillosas vacaciones veraniegas.
Para mí el año empieza en septiembre, pero con los coletazos todavía vivarachos del verano, el mes se me pasa rápido, así que es en octubre cuando me llegan las ideas de planes para la próxima temporada, las reflexiones retrospectivas existencialistas y los buenos propósitos. Y son estos propósitos lo que interesa para este blog porque la mayoría de ellos tienen que ver con seguir mejorando mi salud, mi aspecto y condición física y mi disfrute con la comida y de la vida en general.
Para empezar, hay que volver a lo básico:
  • Comer bien.
  • Hacer ejercicio.
  • Aprovechar el sol y estar al aire libre lo máximo posible.
  • Descansar bien.
  • Ser feliz.
Tan sencillo de enumerar como complicado de aplicar.

Se pone el verano, así que ponte las pilas.

Para empezar con esa semidepresión que nos cae encima como las hojas de los tilos y plataneros en los bulevares, en general se mete la pata entera en la estúpida trampa de envenenarse para olvidar. Nos entregamos a toda clase de efímeros e insalubres placeres palatales y por lo tanto descargamos dentro de nuestro cuerpo/templo toneladas de azúcar, harinas y grasas vegetales de las chungas, mezcladas en diversas formas como bollería industrial, marranadas metidas en bolsas de tonos chillones, cutrehelados que nos hacen sentir la ilusión de un verano todavía presente aunque agonizante o demás ponzoñas. También nos podemos dar más a la bebida, pero apartando el tinto, el blanco y las esporádicas cañas para dejarnos llevar por la atracción colorista de los infames cubatas, con esos refrescos que llevan entre 17 y 22 gramos de azúcar por botellín (sabed que un azucarillo suele llevar entre 7 y 8 gr. de azúcar, así que hasta tres entrarían en 20 cl. de líquido, probad a diluir en un vaso con de esta cantidad agua aquella cantidad de azúcar...). Como además el calor ya no reconforta ni tarde ni temprano, se nos van esas alegres ganas de salir a hacer deporte que nos hacían cosquillas en los pies durante el verano... En fin, que la lista continúa y cada uno tiene sus socarronas bestias negras escondidas tras las cortinas del abandono y la pereza haciendo la fiesta por el mal rato que a la postre (¡ojo con los postres!) nos van a hacer pasar...
Así que lo mejor para defenderse es atacar:
  • Salid a llenar el carro de la compra de verduras y frutas frescas, ecológicas siempre que podáis, de rico pescado salvaje, de gozosos y supernutritivos huevos de corral, de carne roja y socorrido y sabroso pollo. Preparad una buena provisión de caldo para reconfortaros, supermineralizaros, colagenizaros y relameros en las frescas noches otoñales. 
  • Mañana mismo al gimnasio y volved a lo básico, dejando de lado poleas absurdas y molonas y disfrutando con las enormes recompensas de las dolorosas sentadillas, pesos muertos, fondos y dominadas. O apuntaos a alguna nueva actividad, probad un arte marcial...
  • Sacudíos el frío de la tarde o la mañana saliendo a trotar o a hacer sprints al parque.
  • Sentaos en una terraza soleada al mediodía disfrutando de unas aceitunas mientras enseñáis toda la piel que podáis al astro rey para que os regale cantidad de protectora y reforzante vitamina D.
  • Coged el tren, el coche o la bici el fin de semana, los puentes o días libres y pasead bajo las hayas amarillas, los álamos ocres o los arces rojos del monte que más cerca os quede de casa.
  • Abrid una buena botella de vino y brindad por la vida con vuestra pareja, familia, amigos, vecinos o con vosotros mismos.
  • Acurrucaos como niños perezosos debajo del (ya casi necesario) edredón, dejad la habitación completamente a oscuras, abrid un poco la ventana para que fluya el aire fresco durante la noche, apagad el móvil y entregaos con placer al bálsamo reparador de 7 u 8 horas de sueño.
  • Y sonreíd. Sonreíd al conductor del bus, a la señora que está delante de vosotros en la cola del super, a los compañeros de oficina, a los vecinos, al más de medio millón de personas que ayer marchó en Madrid (o donde quiera que viváis) por un cambio global. Sonreíd y la vida os sonreirá de vuelta.
Love,
Nach

Artículos relacionados:
Sígueme en TwitterInstagram Youtube. También tienes el reflejo del blog en Facebook.

6 comentarios:

  1. Enhorabuena por ganar el concurso, en la oficina todos te votamos. El video era la genial, súper simpático, cómo se te notan las tablas, je je. En el canal cocina hay un programa que se llama cocina de actor, ya podrías ir tú a dar ejemplo! Gracias x tus sabios consejos y tu buen rollo

    ResponderEliminar
  2. Nacho, vengo con el Paleo hace un año, me encantaron tus videos! Voy a aplicar alguna de tus recetas y ya te cuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienenido, Marpla! Un placer tenerte por aquí...

      Eliminar
  3. GABRIEL :
    Buen articulo nacho, aquí en Sevilla , justo hoy comienza ¿Por fin?, el otoño, hasta ayer en el tiempo del desayuno , aun paseaba descamisado por el parque mas cercano a mas de 23 Cº al sol. Pero hoy nos hemos levantado con 8 Cº y la cosa ha cambiado.
    De todas formas a mi el verano y la prima como que me gustan mas, ( tendré algo de oso) , pero lo que me pide a mi el frio es meterme en la cama e hibernar , pero como que mis jefes no estan por concederme una excedencia por Hibernación, espero que en una o dos semanas me haya medio adaptado al frío y se me pase esta pereza que ahora mismo siento.
    un salu2 y enhorabuena por el premio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, no estaría mal lo del permiso para hibernar... Gracias por el comentario, Gabriel y ahora a abrigarse y a tomar caldo porque sin duda ha venido el frío...

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...