Lo último que he cocinado (y fotografiado)

miércoles, 18 de abril de 2012

(Mis) Espinacas a la crema

Vivan las espinacas que gracias al efectivo marketing de Pop-Eye, muchos críos tomábamos para alivio de padres que no sabían como meternos verdura entre pecho y espalda.
Una cosa que me encanta es que ahora se pueden conseguir crudas fácilmente (sólo congeladas llegaban a mi nevera familiar antaño) y están muy ricas en ensalada.
Cocinadas cunden poco, pero llegaron dos bolsas enormes en mi caja ecológica quincenal y dije: "¡Tate, unas buenas espinacas a la crema!". Pero de las de verdad, porque este magnífico plato no se merece ese insultante apellido de "Light" que le ponen en cantidad de webs y revistas... Esto es España y aquí a todo lo que lleve un buen puñado de verdura se lo calumnia como light, de igual forma que un sandwich con una rodaja de tomate, una hoja de lechuga y un cuarto de espárrago chafado es un "vegetal", aunque también haya atún, queso, huevo y/o jamón de york...
Así que estas, mis, espinacas a la crema tienen dos alicientes, por una lado nada de harina (es decir: gluten) ni leche, desnatada o no (aunque en principio sí lácteos, pero de los buenos) y por otro, nada de cocer primero la verdura para luego escurrirla y tirar por el fregadero su valioso caldo lleno de minerales, ¿cómo? Sigue leyendo...

Ingredientes para 3-4 raciones:
¡Venga verde!
  • Espinacas (500-600 gr.).
  • Ajo (6-8 dientes).
  • Pasas sin hueso (1 puñado).
  • Nueces (1 puñado, peladas).
  • Nata (100 ml. aprox. también vale leche de coco).
  • Mantequilla.
  • Sal.
  • Pimienta negra recién molida.
  • Curcuma.
  • Nuez moscada.
  • Sal marina (la olvidé en las fotos).
  • Queso parmesano (100 gr. aprox.). 
Nos había olvidado, el muy cabrón...
Elaboración:
Sartén grande al fuego medio-flojo, sí, sartén: no sufrir porque luego las espinacas no vayan a caber, que se quedan en na... Picamos los ajos quitando el germen y los doramos un poco en la mantequilla. Cuando estén dorados, añadimos las pasas y salteamos un ratete. A continuación, subimos el fuego a medio-fuerte y vamos añadiendo espinacas (previamente bien lavadas y a las que hacemos unos cortes para hacer trozos algo más pequeños) en montones mientras vamos removiendo. Conforme se vayan pochando y liberando espacio vamos añadiendo más, hasta que todas estén en el ajo (jeje...). Salteamos unos 5 minutos largos removiendo bien, al final de los cuales añadimos las especias (pimienta, curcuma y nuez moscada) y sal marina al gusto, salteamos un par de minutos más o hasta que no quede agua en la sartén y entonces añadimos el medio vaso de nata (o leche de coco), removemos bien y dejamos cocinar a fuego medio 3-5 minutos más. Apagamos el fuego y añadimos el puñado de nueces cortadas o rotas en trozos algo más pequeños (y lo hacemos ahora para no cocinarlas mucho y así oxidar su gran cantidad de ácidos grasos poliinsaturados). Pasamos a una pequeña fuente de horno, espolvoreamos de parmesano y gratinamos hasta dorar el queso.
Requetebueno y alimenticio, un primer plato en toda regla, no una moñería que nos va a dejar el estómago rugiendo de desesperación.

A Pop-Eye le harían los ojos chirivitas con esto, ¿qué no?
Nutrición:
Las espinacas son una verdura de puta madre. Y podría dejarlo ahí. Pero bueno, ya que estamos, unos cuantos datos. Ricas y mucho, en betacarotenos (provitamina A) y también (esto relativamente, claro, que no dejan de ser un hierbajo) en vitaminas C, E, B2, B6 e incluso K. Con gran acción antioxidante por estas vitaminas y por los ácidos ferúlico, cafeico, beta-cumárico. También van bien de minerales, destacando el calcio, magnesio, potasio, sodio, además de presentar también buenas cantidades de fósforo, yodo y hierro (no tanto como le gustaría a Pop-Eye, no obstante). Eso sí, parece que no conviene abusar de ellas, sobre todo si se padecen enfermedades reumáticas o de riñon, debido a su riqueza en ácido oxálico, que combinado con ciertos minerales forma oxalatos, pequeños cristales que pueden formar piedras en el riñón o depositarse en articulaciones, dañando tejidos... Bueno, nadie es perfecto.
Al haber buena cantidad de grasa de leche (mantequilla, nata, queso curado de leche cruda), añadimos cardiosaludable grasa saturada y valiosas vitaminas liposolubles: A, D y K2, buenas para todo, entre otras cosas para absorber más y mejor los minerales de las espinacas.Y un puñadito de nueces, que bajan el colesterol malo, asunto que no preocupa a quien come como aquí comento, ¡toma trabalenguas!

Salud,
Nach

Más recetas con mucha verdura:
Sígueme en TwitterInstagram Youtube. También tienes el reflejo del blog en Facebook.

11 comentarios:

  1. Jo,Nacho, tienen una pinta increíble, y además sin tener que cocerlas y tirar el agua. Mañana me llega mi caja de verdura ecológica quincenal (yo también, qué te crees) y me parece que las voy a hacer así, ya te contaré qué tal me salen, aunque a lo mejor las hagos con gambas que me encantan. Estoy en fase de comer hierro, que por lo visto me falta y ando un poco amuermada. También tendría que comer carne roja, pero es que está a unos precios...
    Besos: Elena (tía)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ole y olé! Seguro que te salen riquísimas también...
      Ánimo con lo del hierro, ya sabes que el hígado tiene un huevo y es baratérrimo, también la morcilla. Y en el mundo verdura, las berenjenas creo que puntúan bastante...
      La próxima receta que colgaré será de albóndigas, también baratas y cargaditas de hierro.
      Gracias!

      Eliminar
  2. Me encantan las espinacas a la crema y tu blog, a ver si me atrevo con la receta!! aunque sin ajo, sin especias y sin lácteos no sé qué tal quedará...

    Pd Me suenas de algo y no sé de qué..., ya me acordaré

    ResponderEliminar
  3. Cardiosaludable grasa saturada??!!!!!!! Perdona que me sorprenda, después de diez años de profesión no lo había oido en mi vida. Creía que lo ácido grasos típicos de la leche como el palmítico, el esteárico, el cáprico, el caprílico, el butírico... todos ellos SATURADOS eran precursores de la síntesis de colesterol endógeno por parte del hígado. Tendremos que revisar y cambiar los libros de nutrición y fisiología.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, gracias por tu comentario, Anónimo!
      La verdad es que cada vez más se impone el sentido común y la lógica evolutiva y, sobre todo, salen a la luz más estudios médicos que confirman que la grasa saturada no es la culpable directa de altos índices de LDL colesterol, ese tan malo y tan peligroso cuando se oxida... Y también va saliendo a la luz que son las dietas ricas en hidratos de carbono y ácidos poliinsaturados omega-6 (el mal balance omega-6/omega-3 que producen, vaya, muy lejos del idóneo 1-1), osea mucho azúcar, cereales y aceites vegetales de semillas (no todas, por supuesto...) las que tienen a todo el mundo corriendo a la farmacia a comprar medicamentos y al super a por danacol (además de lo poco que ayudan los hábitos sedentarios y no dejarse ver por el sol)...
      Te pongo un enlace a un interesantísimo artículo, traducción de uno de un cirujano cardiovascular que admite haber estado equivocado durante años en la recomendación de una dieta baja en grasa y entra en detalle sobre esto, espero que te parezca interesante!
      http://www.estilopaleo.com/2012/04/cirujano-cardiovascular-admite-que-se.html

      Eliminar
  4. Hola, tenía entendido que una de las premisas de la paleo era no consumir lácteos, no es así? Al menos eso dice en el libro. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lau, los paleos estrictos no toman lácteos cierto, yo soy de los que sí, aquí te cuento cómo y cuáles:
      http://spartangourmet.blogspot.com/2011/05/esto-es-la-leche.html
      De todas formas, puedes hacer la receta con leche de coco, queda deliciosa

      Eliminar
  5. Hola Nacho, hoy por primera vez en 25 años he comido espinaca. si, por primera vez en mi vida. y despues de hacer una escena a mi marido que cocinaba, de hacer arcadas antes de probar el primer bocado y de querer llorar... lo he comido TODO! jajajaja me en can to! gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, qué bueno! Gracias a ti, Nadia! Me alegra mucho! Y a tu marido seguro que mucho más!

      Eliminar
  6. Me encanta esta receta aún sin probarla!!! Me ha gustado la presentación de la foto, la adaptación "baja en calorías" que has hecho es ideal como espinacas a la crema perfecto para cuidarnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Anónimo! Pero... adaptación "baja en calorías" ???? Jajaja, cómor???

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...