Lo último que he cocinado (y fotografiado)

lunes, 14 de septiembre de 2015

EL ÚLTIMO POST (de esta etapa)

El 1 de enero de 2011 hacía público este blog con toda la ilusión del mundo, queriendo dejar testimonio de mi viaje hacia la salud radiante y el disfrute máximo de ese lujo que es la gastronomía.
Arranqué con fuerza, publicando cada 2 semanas (sí, ya sé que es poco), haciendo mucho hincapié en aportar mi granito de arena a la divulgación de lo que yo creía que era la mejor manera de tener un estilo de vida saludable en general y de entender la comida sana y sabrosa en particular.

Siempre enfoqué esto como una pasión, ajena a mi trabajo (para los que no lo sepan, me gano la vida como actor y en ocasiones como presentador, aunque tiendo a meterme en todo tipo de fregados), incluso escondía mi imagen al principio, no sé muy bien porqué la verdad, no soy precisamente conocido. Y así fue hasta que un día hice un vídeo para un concurso y algo cambió. Llegué incluso a tener la sensación de que después de haber hecho bastante teatro, cine y televisión, de haber dirigido varios cortometrajes, aquella pieza simple y tontuna era mi actuación con más éxito hasta la fecha. Y ciertos resortes empezaron a moverse.

¿Por qué no unir mi pasión de siempre: actuar, con mi otra pasión de siempre: cocinar? Y a fuerza de mucho intentarlo, de mandar a muchos sitios dossiers, de reunirme, de llamar, de oír el "no, lo siento" tan característico de mi profesión, al final apareció quién me llevó de la mano al presente. Por un lado presentar por fin un programa de cocina (gracias, compañeros). Por otro, escribir un libro. De cocina. Claro.

(Próximamente en sus librería y sus pequeñas pantallas)

Mientras tanto mi camino seguía nutriéndose de montañas de palabras y horas de experimentación. Encontrar al loco de Anthony Bova y su rollo espartano que se fundamentaba con gran criterio en lo investigado por el gran Weston Price fue un arranque estupendo. Dar con la dieta Paleo fue como ver la luz. Pero siempre fui como llegué hasta allí, inquieto, inconformista, preguntón. Mi mujer siempre cuenta la gran lección de uno de sus profesores sobre como todo iría mucho mejor entre los seres humanos si en la frente lleváramos un cartel que rezara "en evolución". No puedo estar más de acuerdo, porque yo sigo en constante evolución.

Lo lógico ha ido sucediendo: ni mi sustento ni mi honor ni mi religión se basa en afirmar "Soy paleo", así que con el tiempo he ido perdiendo la vehemencia del converso y me he vuelto más paciente, más consciente de la relatividad de todo, más comprensivo. Antes sazonaba todas las comidas familiares con un millón de consejos, de "eso que te comes es veneno", "eso que te apartas es sanísimo". En fin, puedo sentir como muchos os identificáis al leer esto... Ahora puedo ser casi tan pesado, pero procuro no abrumar, procuro no ser yo quien saca el tema: hablo de lo que creo que sé si me preguntan. Y sí, me preguntan a menudo, me lo he buscado.

So long, strawberry, see you soon. (foto Jero Álvarez)

Hace no mucho leía al gran Robert Sánchez afirmar que estaba "paleocansado" o algo así, no soy capaz de encontrar el tuit, a lo que otra mítica: Ana Muñiz se sumaba, yo fui el tercero. No sé, quizá es que como era fácil de prever, "ser paleo" se ha puesto de moda y yo soy tan snob que prefiero ir contracorriente, jeje... Lo peor es que a veces me da la sensación de que ahora es una tendencia, una rama del hipsterismo, tienes que ser paleo full equip y no tocar el gluten ni los lácteos ni con un palo largo y dar por hecho que la salud esté en lo LCHF (Low Carb High Fat, bajo en hidratos alto en grasa) para todos y para siempre. No sé. Todo se mezcla, se emborrona. Sinceramente creo que abrazar un estilo de vida paleo supone un antes y un después para cualquiera que no se esté cuidando un poco y especialmente para personas con considerables problemas de salud (enfermedades de tipo metabólico o auto inmune principalmente) porque sigo leyendo nuevos casos de favorables transformaciones casi cada semana. Pero no veo que sea conveniente ser radical, ni ahora ni antes, la verdad, ya hace mucho que hablaba de la regla del 80/20, de mi visión de los lácteos, de las legumbres... y sobre todo si no tienes problemas de salud graves. También creo que las dietas bajas en hidratos tienen su público específico o sus momentos concretos (y cortos) con fines determinados. Pero no creo que sean lo mejor para todos y para siempre. Personalmente, en los últimos meses he vivido una tórrida, a veces asada, a veces cocida, muchas veces salteada, muy rara vez frita, historia de amor con la patata en particular y con más hidratos en general (arroz, boniatos, frutas) paralela a otra historia de amor, la que tengo con mi hija de 15 meses que vino con un potente efecto secundario para sus padres: no nos deja parar un segundo. Y así he llegado a la mejor composición física de mi vida a principios de este verano. 78 kg y 14'5% de grasa corporal. Siempre según mi báscula. Algo parecido a un fourpack se entrevé en mi abdomen. Todo un hito personal. ¿Y cómo? Supongo que por algo relacionado con el flujo energético, como explica muy bien el gran Marcos Vázquez, mayor ingesta de calorías + mayor actividad = metabolismo más rápido.

Total, que a día de hoy sigo leyendo con atención a Mark Sisson pero me intereso aún más que hace años por la osadía y hallazgos de Richard Nicholey o Angelo Coppola. Ya no sabría cómo definir mi estilo de alimentación, acabo de leer sobre el paleo hybrid, quizá sea lo mío, quizá no, pero con la vista atrás veo que en ningún momento me he definido del todo, ahí esta lo de "spartan" para atestiguar lo que digo. Pero lo más importante es que veo que qué necesidad tengo de etiquetarme con nada, yo que no soporto los dogmas. Seguiré con un pie en la Paleo/Primal y con el otro bailando, como siempre. Reforzado a tope y dando de comer a los probióticos, de los que estoy cada vez más convencido que son la madre del cordero (vamos, yo y muchos otros que saben más que yo...). Sin miedo a la grasa animal y también he de decir, con menos miedo al pan si es del bueno bueno.

Así que volviendo al título, algo termina aquí. Y algo empieza a continuación. No quiero dejar el blog, ni abandonarlo (más), al contrario, quiero darle un giro, un cambio, precisamente para poder dedicarle más atención. Por un lado, hay tanta gente tan formada y tan informada hablando muy bien de salud en general (y de dieta paleo en particular), que francamente, para qué me voy a meter yo en esos berenjenales, es mucho mejor retuitear sus comentarios y sus artículos. Por otro, aunque mi blog tiene un flujo de tráfico bastante moderado, en cuanto empezó a tener más visibilidad los comentarios me abrumaban: el poco tiempo que tenía para el blog lo dedicaba a responder comentarios y no a publicar... No digo con esto que no voy a permitir comentarios en lo sucesivo, pero igual no me obligo a contestar, ya veremos...

Así que el nuevo e inminente Spartan Gourmet, hará menor hincapié en la divulgación y quizá no esté tan posicionado en dietas etiquetadas pero será tan recetero como siempre, más lúdico si cabe que antes y con sorpresas y nuevos contenidos audiovisuales.

(Próximamente en sus ordenadores y dispositivos móviles)

Hasta siempre
Hasta luego
A plantar fuerte
Gocen
A tope
Lee, investiga, pon en duda, pon en práctica

Nach

Sígueme en TwitterInstagram Youtube. También tienes el reflejo del blog en Facebook.

9 comentarios:

  1. Pensaba que te ibas sin habernos dado la receta de tus croquetas!! Pero no, solo vas a dar un giro al blog y seguir con las recetas... aún hay esperanza para los que esperamos ;)

    Suerte con los cambios, aquí seguiremos leyendote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, mil gracias! Las croquetas deberían llegar con el nuevo blog, cierto, es....

      Eliminar
  2. Bueno Nacho, qué te voy a decir... Identificado con tu post no, lo siguiente. Y como después de tantos años hemos ido coincidiendo con otros muchos en esta esfera, me atrevería a afirmar que más o menos todos los que empezamos con esto, fruto de cierta rebeldía y curiosidad, estamos sincronizados en un mismo ciclo de experiencias y conclusiones que nunca serán finales. Es eso, una evolución, un aprendizaje difuso, un viaje sin destino final.
    Gracias por todo este tiempo, por tu mención y por continuar. Personalmente echo de menos eso, personas humanas en evolución y al desnudo (o semidesnudo, no te lo tomes al pie de la letra en tus próximos vídeos), más que expertos, científicos, hipótesis... Así que aquí seguiremos.
    Abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jodel, Rober, que me emocionas, cabrón! Muchas gracias por tus palabras y es un gusto y un honor caminar más o menos en paralelo a ti!
      Seguiremos!
      Fuerte abrazo!

      Eliminar
  3. Pues me parece genial, yo tengo un lio pq cada uno cree en un tipo de dieta y no hay forma de ponerse de acuerdo. Espero esas recetas sanas y variadas, que creo que es lo mejor, sin radicalismos.

    Ahh y no hace falta que contestes jeje 😊

    Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, gracias, Rosa! Espero cumplir tus expectativas!

      Eliminar
  4. Pues me parece genial, yo tengo un lio pq cada uno cree en un tipo de dieta y no hay forma de ponerse de acuerdo. Espero esas recetas sanas y variadas, que creo que es lo mejor, sin radicalismos.

    Ahh y no hace falta que contestes jeje 😊

    Rosa

    ResponderEliminar
  5. Animo nacho! Te tengo en mis marcadores y todas las semanas me fijo si tenes alguna nueva receta, me las he hecho a todas sos un genio y tenes mucho talento en lo que haces (sobre todo tus vídeos que manera de matarme de risa y aprender una deliciosa receta), seguí asi un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias! Qué honor! Espero que desde Argentina (supongo, por el "sos" o Uruguay... o... mejor no sigo intentando adivinar) puedas ver mi programa en Canal Cocina, porque el espíritu cómico lo mantengo!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...